Glastonbury Tor, Inglaterra

Glastonbury Tor, Inglaterra

Glastonbury es una pequeña ciudad en Somerset, Inglaterra, donde existe una colina muy importante conocida como Glastonbury Tor. En la parte superior del Tor se encuentran los restos de la Torre de San Miguel, con un extraño sistema de terrazas a sus lados. Se dice que estas terrazas forman un laberinto subterráneo con simbolismo mágico.

Hay muchos mitos asociados con Glastonbury que se remontan a miles de años a figuras como José de Arimatea y el Rey Arturo. Los mitos sobre Tor afirman que era una 'tierra de los muertos', un portal, una montaña mágica y una colina de cristal, entre muchos otros. Echemos un vistazo a algunas de las leyendas relacionadas con este lugar.

Una de las leyendas menciona que hace más de dos mil años, el Tor estaba en medio del mar, que luego se convirtió en un lago. El antiguo nombre de Tor, según esta leyenda, era "Isla de Cristal", conocida en galés como "Ynys Gutrin". Durante el Imperio Romano hay referencias que mencionan a Tor como una isla. Por supuesto, Tor ya no es una isla ya que ya no está rodeada de agua.

Otra leyenda celta atribuye el nombre de Avalon al Tor, en honor al semidiós Avallach del inframundo. Los mitos dicen que Avalon era un lugar de encuentro para los muertos y que Tor era el hogar del Señor del Inframundo. Excalibur del rey Arturo y la hechicera Morgan le Fay también están conectadas con Avalon.

También hay una leyenda cristiana que menciona que José de Arimatea llevó a un joven Jesús a Glastonbury Tor. Cuando José llegó a Inglaterra, se dice que estableció la primera Iglesia de Inglaterra en Glastonbury. De hecho, según los estudios arqueológicos, puede haber existido una iglesia cristiana muy primitiva en Glastonbury. Otra leyenda cristiana afirma que el Santo Grial está enterrado en Glastonbury.

Glastonbury está inmerso en una mitología extremadamente interesante y leyendas fascinantes, y es un lugar muy especial que vale la pena visitar.

Imagen destacada: Glastonbury Tor por Andy Coleman

enlaces relacionados

Libros relacionados

Videos relacionados


    Leyendas de Glastonbury - José de Arimatea

    Hay tantos mitos asociados con Glastonbury que es difícil saber por dónde empezar a hablar de ellos. Hay dos corrientes principales de leyendas que rodean a Glastonbury, aunque se entrelazan hasta cierto punto. Las dos corrientes giran en torno a las figuras románticas de José de Arimatea y el Rey Arturo. Vamos a tomarlos uno a la vez.

    José de Arimatea
    José fue la figura bíblica que tomó el cuerpo de Jesús después de la crucifixión. Según algunas leyendas, en realidad era el tío de Jesús y había visitado Gran Bretaña años antes con Jesús en la búsqueda de sus intereses en el comercio del estaño. Parece que en realidad había una fuerte presencia judía en el oeste de Inglaterra en ese momento, y muchos de los mineros de estaño pueden haber sido colonos judíos.

    De todos modos, cuando Jesús murió, José pensó que era prudente huir de Palestina y, después de muchas tribulaciones, llegó a Gran Bretaña con una compañía de seguidores. Trajo consigo el Santo Grial, la copa que usó Jesús en la Última Cena. Algunas versiones de la leyenda dicen que el Grial contenía dos gotas de sangre capturadas del costado de Jesús cuando fue herido en la cruz.

    Cuando José llegó a Gran Bretaña, el rey local le concedió tierras en Glastonbury. Cuando llegó a Glastonbury, Joseph clavó su vara de espinas en la tierra, tras lo cual echó raíces y estalló en flor. Se plantó un corte de ese primer árbol en los terrenos de la posterior Abadía de Glastonbury, donde continuó floreciendo todos los años a partir de entonces en Navidad. Todavía hay un árbol espinoso en los terrenos de la abadía, de una variedad nativa de Tierra Santa, y de hecho florece en Navidad.

    Se dice que José estableció la primera iglesia en Inglaterra en Glastonbury, y los registros arqueológicos muestran que bien pudo haber habido una iglesia cristiana extremadamente primitiva aquí. Lo que pasó con el Santo Grial es otro asunto. Algunas leyendas dicen que José enterró el Grial al pie de Glastonbury Tor, tras lo cual un manantial de sangre brotó del suelo.

    Hay un pozo en la base del Tor, Chalice Well, y el agua que sale de él tiene un tinte rojizo, debido al contenido de hierro del agua.

    Otras leyendas cuentan que el Santo Grial fue enterrado con José cuando murió, en una tumba secreta. La búsqueda del misterioso Grial surge una y otra vez en los cuentos de Glastonbury.

    Otras leyendas cuentan que la iglesia fundada por José continuó durante muchos años. Finalmente, se convirtió en un monasterio, y uno de los primeros abades fue el futuro San Patricio, que nació en el oeste del país.


    Glastonbury Tor, Inglaterra - Historia

    Glastonbury, una pequeña ciudad a unas 125 millas o 220 km al oeste de Londres, está llena de mitos y leyendas. La ciudad es conocida por su historia, que incluye Glastonbury Lake Village, Glastonbury Abbey, Somerset Rural Life Museum y Glastonbury Tor. Hay muchos mitos y leyendas asociados con la ciudad.

    Glastonbury es notable por los mitos y leyendas sobre José de Arimatea, el Santo Grial y el Rey Arturo. La leyenda de que José de Arimatea recuperó ciertas reliquias sagradas fue introducida por el poeta francés Robert de Boron en su versión del siglo XIII de la historia del grial, que se cree que fue una trilogía, aunque solo sobreviven fragmentos de los libros posteriores. El trabajo se convirtió en la inspiración para el posterior Ciclo Vulgata de cuentos artúricos.

    El relato de De Boron relata cómo José capturó la sangre de Jesús en una copa (el "Santo Grial") que posteriormente fue llevada a Gran Bretaña. The Vulgate Cycle reelaboró ​​la historia original de Boron. José de Arimatea ya no era el personaje principal en el origen del Grial: el hijo de José, Josefo, asumió su papel de guardián del Grial.

    Las primeras versiones del romance del grial, sin embargo, no llaman al grial "santo" ni mencionan nada sobre la sangre, Joseph o Glastonbury.

    Las historias de un recipiente sagrado querido por los celtas se entrelazaron con la historia de la Última Cena de Cristo y el Santo Grial cristiano, que inspiraron búsquedas y cruzadas en Inglaterra, Europa y el Lejano Oriente. Las leyendas de Glastonbury y Somerset involucran al niño Jesús junto con su tío, José de Arimatea, construyendo la primera iglesia de adobe y adobe de Glastonbury. Estas leyendas dieron lugar al culto continuo de la Virgen en el sitio de la actual Lady Chapel e inspiraron el título 'Nuestra Señora Santa María de Glastonbury', que todavía se usa en la actualidad.

    Después de la crucifixión de Jesús, la tradición dice que José de Arimatea (quien según la Biblia donó su propia tumba para el entierro de Cristo después de la crucifixión) vino a Gran Bretaña, llevando el Santo Grial, la copa que usó Cristo en la Última Cena y más tarde por José para recoger su sangre en la crucifixión.

    Cuando Joseph aterrizó en la isla de Avalon, puso un pie en Wearyall Hill, justo debajo del Tor. Agotado, clavó su bastón en el suelo y descansó. Por la mañana, su bastón había echado raíces, dejando un extraño arbusto espinoso oriental: la espina sagrada de Glastonbury.

    Para mantenerlo a salvo, se dice que Joseph enterró el Santo Grial justo debajo del Tor en la entrada del Inframundo. Poco después de haber hecho esto, un manantial, ahora conocido como Pozo del Cáliz, brotó y el agua que brotó trajo la eterna juventud a quienquiera que la bebiera.

    Entrelazando los mitos y leyendas de la historia de la abadía de Glastonbury, se cree ampliamente que encontrar el Santo Grial que se dice que José escondió fue años más tarde el propósito detrás de las misiones del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda.

    En 1191, los monjes de la abadía afirmaron haber encontrado las tumbas de Arturo y Ginebra al sur de la Lady Chapel de la iglesia de la Abadía, que fue visitada por varios historiadores contemporáneos, incluido Giraldus Cambrensis. Los restos fueron trasladados posteriormente y se perdieron durante la Reforma. Muchos estudiosos sospechan que este descubrimiento fue una piadosa falsificación para corroborar la antigüedad de la fundación de Glastonbury y aumentar su renombre. En alguna literatura artúrica, Glastonbury se identifica con la legendaria isla de Avalon.

    Uno de los primeros poemas galeses vincula a Arturo con el Tor en un relato de un enfrentamiento entre Arturo y Melwas, que aparentemente había secuestrado a la reina Ginebra. Según algunas versiones de la leyenda artúrica, Lancelot se retiró a la abadía de Glastonbury en penitencia tras la muerte de Arthur.

    Se dice que Joseph llegó a Glastonbury en barco sobre los niveles inundados de Somerset. Al desembarcar, clavó su bastón en el suelo y floreció milagrosamente en Glastonbury Thorn (o Holy Thorn). Esta es la explicación de un árbol de espino híbrido que solo crece a unas pocas millas de Glastonbury, que florece dos veces al año, una vez en primavera y nuevamente alrededor de la época navideña (dependiendo del clima). Cada año, el vicario anglicano local y el hijo mayor de St John's School cortan una ramita de espina y la envían a la Reina.

    El Holy Thorn original fue un centro de peregrinación en la Edad Media, pero fue talado durante la Guerra Civil Inglesa (en la leyenda, el soldado de cabeza redonda que lo hizo fue cegado por una astilla voladora). Se plantó una espina de reemplazo en el siglo XX en la colina de Wearyall (originalmente en 1951 para conmemorar el Festival de Gran Bretaña, pero la espina tuvo que ser replantada al año siguiente ya que el primer intento no tuvo éxito). Muchos otros ejemplos de la espina crecen en todo Glastonbury, incluidos los que se encuentran en los terrenos de la abadía de Glastonbury, la iglesia de St Johns y Chalice Well.

    Hoy, la Abadía de Glastonbury se presenta como "tradicionalmente la iglesia cristiana sobre el suelo más antigua del mundo", que según la leyenda fue construida por orden de José para albergar el Santo Grial, aproximadamente 65 años después de la muerte de Jesús. La leyenda también dice que José había visitado Glastonbury junto con Jesús cuando era niño. La leyenda probablemente se alentó en el período medieval cuando las reliquias religiosas y las peregrinaciones eran un negocio rentable para las abadías. William Blake mencionó la leyenda en un poema que se convirtió en un himno popular, 'Jerusalén' (ver E hicieron esos pies en la antigüedad).


    Abadía de Glastonbury en Somerset, Inglaterra

    La abadía de Glastonbury era un monasterio rico y poderoso en Glastonbury, Somerset, Inglaterra. Desde al menos el siglo XII, el área de Glastonbury se asoció con frecuencia con la leyenda del Rey Arturo, una conexión promovida por los monjes medievales que afirmaban que Glastonbury era Avalon. La abadía fue suprimida durante la disolución de los monasterios bajo el rey Enrique VIII de Inglaterra. Las ruinas y los edificios asociados están abiertos hoy como atracción para los visitantes.

    Chalice Well es un pozo sagrado situado al pie de Glastonbury Tor en el condado de Somerset, Inglaterra. El manantial natural y los jardines circundantes son propiedad y están administrados por Chalice Well Trust (organización benéfica registrada con el número 204206), fundada por Wellesley Tudor Pole en 1959.

    La evidencia arqueológica sugiere que el pozo ha estado en uso casi constante durante al menos dos mil años. El agua sale del manantial a una velocidad de 25,000 galones por día y nunca ha fallado, incluso durante la sequía. Los depósitos de óxido de hierro dan al agua un tono rojizo, ya que el óxido ferroso disuelto se oxida en la superficie y se precipita. Al igual que las aguas termales en las cercanías de Bath, se cree que el agua posee cualidades curativas. Además de las leyendas asociadas con Glastonbury, el Pozo a menudo se representa como un símbolo del aspecto femenino de la deidad, con el masculino simbolizado por Glastonbury Tor. Como tal, es un destino popular para los peregrinos en busca de lo divino femenino, incluidos los paganos modernos. Sin embargo, The Well es popular entre todas las religiones y en 2001 se convirtió en un Jardín de la Paz Mundial.

    Los pozos suelen aparecer en la mitología galesa e irlandesa como puertas de entrada al mundo de los espíritus. La superposición de los mundos interior y exterior está representada por la cubierta del pozo, diseñada por el arquitecto y arqueólogo de la iglesia Frederick Bligh Bond y presentada como un regalo después de la Gran Guerra en 1919. Los dos círculos entrelazados constituyen el símbolo conocido como Vesica Piscis. En el diseño de la tapa del pozo, una lanza o una espada divide en dos estos dos círculos, una posible referencia a Excalibur, la espada del legendario rey Arturo, que algunos creen que está enterrada en la cercana Abadía de Glastonbury. El follaje representa la espina sagrada de Glastonbury.

    Bligh Bond escribió que el diseño de vesica para la cubierta del pozo era "típico de muchos de los primeros diagramas, todos con el mismo objeto: la interpretación de la verdad espiritual por medio del sistema de imágenes más puro e intelectual concebido por la mente, a saber, la verdad que es eonial o eterna, de la cual la geometría es el mejor intérprete, ya que puede representarnos con notable sugestión aquellos principios formativos sobre los cuales el Padre ha construido su Creación, principios que perdurarán cuando el cielo y la tierra hayan muerto ". (Ref. Central Somerset Gazette, viernes 14 de noviembre de 1919)

    La mitología cristiana sugiere que Chalice Well marca el sitio donde José de Arimatea colocó el cáliz que había recogido las gotas de la sangre de Cristo en la Crucifixión, vinculando el Pozo con la riqueza de especulaciones que rodean la existencia del Santo Grial. Algunos cristianos también dicen que el rojo del agua representa los clavos de hierro oxidados que se usaron en la crucifixión. Los eventos frecuentes se llevan a cabo en los terrenos de Chalice Well, incluidas las celebraciones anuales de los solsticios de invierno y verano, el Día Mundial de la Paz, Pascua, San Miguel y Samhain (Halloween). Es un edificio catalogado de grado I.

    Un zodíaco de paisaje (o zodíaco terrestre) es un mapa de las estrellas en una escala gigantesca, formado por características en el paisaje, como carreteras, arroyos y límites de campo. Quizás el supuesto ejemplo más conocido es el Templo de las Estrellas de Glastonbury, situado alrededor de Glastonbury en Somerset, Inglaterra. Algunos creen que el templo representa un zodíaco colosal.

    La teoría fue presentada por primera vez en 1935 por Katherine Maltwood, una artista que "descubrió" el zodíaco en una visión, y sostuvo que el "templo" fue creado por los sumerios alrededor del 2700 a. C. Mary Caine reavivó el interés en 1969 en un artículo de la revista Gandalf's Garden.

    El zodíaco del paisaje juega un papel importante en muchas teorías ocultas. Se ha asociado con los santos celtas, la leyenda del Grial y el rey Arturo (según algunas leyendas enterradas en Glastonbury).

    Glastonbury Giants o Zodiac es una gran configuración de paisaje, un círculo de 10 millas de ancho. Los 12 signos del zodíaco aparecen en su orden correcto, formados por colinas, delimitados por carreteras y ríos. Katherine Maltwood, que redescubrió este gran círculo en la década de 1930, lo reclamó como la Mesa Redonda original en Avalon con Arturo, Ginebra, Merlín y los Caballeros Principales todavía sentados a su alrededor como los signos del zodíaco y las estaciones del año. Un gran sabueso de cinco millas de largo, el Girt Dog de Langport, guarda este templo estelar. Varias leyendas locales y unos 100 nombres de lugares, como Wagg en la cola del perro, Earlake Moor en la oreja, insinúan que estas efigies alguna vez fueron bien conocidas. Encontrarás a Aries en Street, el Fénix de Acuario se eleva desde Glastonbury Tor y el círculo continúa alrededor de la Isla de Avalon.

    El Glastonbury Zodiac, un maravilloso ejemplo de movimiento de tierra geomántico, mide 10 millas de ancho y solo se puede ver desde el aire. Se trazaron setos, caminos y bosques para formar un anillo de los 12 signos del zodíaco en la Era de Tauro como Templo de las Estrellas. Con el paso del tiempo, las sucesivas culturas han interpretado la forma según sus propios mitos y símbolos, por lo que el Zodíaco también se ha visto como una ilustración de la Mesa Redonda del Rey Arturo y la búsqueda del Santo Grial.

    Parkwood en el centro del Zodíaco representa la Estrella Polar, un punto de quietud en la rueda celestial. Sigue siendo hoy un bosque virgen, como un santuario del alma.

    Quizás el más intrigante de todos los misterios de Glastonbury son las extrañas bolas de luces de colores que se ven con frecuencia girando en espiral alrededor del Tor. En 1970, un oficial de policía local informó haber visto ocho objetos en forma de huevo "de color granate oscuro, flotando en formación sobre la colina" y en 1980 un testigo vio "varias luces verdes y malva flotando alrededor de la torre, algunas más pequeñas que otras, aproximadamente del tamaño de pelotas de playa y balones de fútbol.

    Uno flotaba fuera de la ventana que daba al este ". Este autor pasó una noche de verano durmiendo dentro de la torre y, al despertar de un sueño de castillos y seres mágicos, encontró el interior de la torre radiantemente resplandeciente con una luz blanca luminosa.

    Glastonbury, la mística isla de Avalon es verdaderamente un lugar encantado. Un lugar sagrado desde tiempos inmemoriales, a menudo se olvida pero siempre se redescubre. Hoy en día, un importante refugio para los peregrinos y los buscadores espirituales, Glastonbury es un lugar de poder de potentes energías transformadoras.


    Glastonbury Tor, Inglaterra - Historia

    Glastonbury Tor: (Avalon, El 'Sagrado Corazón' de Inglaterra).

    Además de estar asociado con Avalon, el rey Arturo, el Santo Grial y el cristianismo, Glastonbury Tor se asienta sobre la Ley de San Miguel, que tiene una procedencia neolítica y es conocida como una de las celtas.Coros perpetuos', dijo para mantener la integridad espiritual de Gran Bretaña.

    El montículo primitivo (rodeado de agua) fue un tema fundamental en la prehistoria, y Glastonbury estuvo rodeado de agua hasta que se drenaron las llanuras de Somerset en el siglo IV. El descubrimiento de pueblos lacustres y pasarelas elevadas que conectan Glastonbury con el paisaje ilustra que la colina se consideraba digna de atención desde tiempos prehistóricos.

    Glastonbury Tor: (Monte de San Miguel, Tor Hill)

    El nombre celta del Tor era & quotYnys Witrin & quot o, a veces & quotYnys Gutrin, & quot que significa & quot.Isla de vidrio& quot.

    Glastonbury Tor es conocido como el 'Corazón de inglaterra', revelando una conexión espiritual que ha sido reforzada por la asociación con la leyenda artúrica de Avalon, y John Michell nos recuerda que Glastonbury fue mencionado en las' Tríadas galesas 'como uno de los' Coros perpetuos 'de la antigua Gran Bretaña. (2)

    Los descubrimientos de herramientas de pedernal neolíticas de la cima del Tor demuestran que ha sido visitado / habitado desde tiempos prehistóricos.

    Se sabe que el área alguna vez estuvo rodeada de marismas y agua de inundación. Los restos de pueblos lacustres de la Edad del Hierro cercanos lo confirman y hay indicios de que los barcos podrían haber navegado una vez directamente hacia el 'Tor'.

    705 d.C. - El rey Ine fundó aquí un monasterio, que se convirtió en casa benedictina en el siglo X.

    1184 DC - La iglesia que fue construida, según la tradición, por José de Arimatea (el hombre que llevó a Jesús a su tumba), fue destruida en este año.

    1190 d.C. - Los monjes afirmaron haber descubierto la tumba del rey Arturo y Ginebra. La tumba en los terrenos de la abadía fue descubierta después de que un bardo galés revelara el secreto del entierro al rey Enrique II. Luego, el rey informó al abad de Glastonbury y, finalmente, al reconstruir la abadía después del incendio de 1184 d.C., los monjes buscaron nuevamente la tumba. Aproximadamente 2 m más abajo, encontraron una losa de piedra y condujeron a través de la inscripción hic iacet sepultus inclitus rex arturius en insula avalonia , que significa aquí yace enterrado el renombrado Rey Arturo en la Isla de Avalon . Aproximadamente 2,7 m debajo de la losa había un ataúd cortado de un tronco hueco que contenía los huesos de un hombre de 2,4 m con un cráneo dañado, así como huesos más pequeños con un mechón de pelo amarillo. La tumba original se encuentra a 15 m de la puerta sur de la Capilla de la Dama. (1).

    1278 d.C.- Los huesos fueron re-enterrados en una tumba de mármol negro ante el altar mayor. (1)

    La iglesia de la abadía fue construida en los siglos XIII y XIV, de la que aún existen importantes restos.

    1539 d.C. - El Tor fue el lugar de ejecución del último abad de la abadía de Glastonbury, que fue ahorcado, descuartizado y descuartizado junto con dos de sus monjes.

    T él 'Cáliz' o 'Sangre' Bien:

    Un pozo de agua de manantial. (También llamado `` manantial de sangre '' porque las aguas están teñidas con óxido de hierro). Cuenta la leyenda cómo el pozo del pozo fue construido con piedras enormes por los druidas y que más tarde, el Cáliz utilizado en la `` última cena '' (el Santo Grial), fue arrojado a sus aguas. Sir Norman Lockyer señaló que el estilo de construcción era similar al visto en el antiguo Egipto.

    Arqueoastronomía - Glastonbury se encuentra en el 'St. Michael's ley-line 'que cruza Inglaterra a lo largo del mismo acimut que el sol del día de mayo. La alineación está conectada a través de varios sitios antiguos cristianizados que llevan el nombre de San Miguel y San Jorge, ambos conocidos como Cazadores de dragones. Esta combinación de adoración a la serpiente y al sol recuerda la visión de William Stuckley del antiguo (megalítico) Paisaje británico. La asociación de Tor con la astronomía se ve reforzada por conexiones geométricas extremadamente precisas con Stonehenge .

    Alineaciones - Glastonbury Tor ha sido identificado como parte de la Línea Ley de St. Michael o 'Corredor de Incidencia', que es de naturaleza astronómica, pero también es parte de una vasta geometría' decágono 'descubierto por John Michell y forma un triángulo rectángulo con Avebury y Stonehenge . (Ambos alineaciones geométricas tienen una precisión de 1/1000 partes). Este triángulo rectángulo también se extiende hacia el norte para encontrarse con Arbor Low, que se encuentra notablemente a exactamente 1 ° este y 2 ° al norte de Glastonbury (ver más abajo). Glastonbury también se encuentra en el camino de numerosos líneas ley y varias otras alineaciones que atraviesan el paisaje inglés.

    El 'Laberinto' de Glastonbury

    Es interesante notar que Glastonbury (y la orientación de la torre en la parte superior) se encuentra en línea con la Ley de St. Michaels, lo que hace una sugerencia convincente de que la colina fue moldeada artificialmente en su forma actual, una idea que encuentra el favor en el camino ritual en terrazas de siete niveles que serpentea por el Tor. Se sugiere que este fue un camino deliberado, diseñado para atrapar a los espíritus que pasaban, que se creía que viajaban en líneas rectas (líneas Ley) o como un camino ritual (laberinto) para los peregrinos.

    El camino en espiral fue fechado por el profesor Philip Rahtz en el tercer o segundo milenio antes de Cristo. (3).

    Se sabe que el área alguna vez estuvo rodeada de marismas y agua de inundación. Los restos de pueblos lacustres de la Edad del Hierro cercanos lo confirman y hay indicios de que los barcos podrían haber navegado una vez directamente hacia el 'Tor'.

    Navegando por el mar interior en Glastonbury - La llamada 'Senda Dulce', fue descubierta en 1970. Se extendía a través del pantano entre lo que entonces era una isla en Westhay y una cresta de terreno elevado en Shapwick, abarcando una distancia de casi dos kilómetros. Está claro que esta área alguna vez fue diseñada de esta manera para que se pudiera pasar a pie. Ahora se sabe que este no era más que uno de una red de pistas de este tipo. Hoy en día, Sweet Track tiene el honor de ser la carretera de ingeniería más antigua del mundo y la vía de madera más antigua del norte de Europa. La datación por anillos de árboles ha llegado a la conclusión de que fue construida en ca. 3800 AC. La pista estaba formada por postes cruzados de fresno, roble y cal, que se clavaban en el suelo anegado para sostener una pasarela que consistía principalmente en tablones de roble colocados de punta a punta. Desde su descubrimiento en 1970, se ha determinado que Sweet Track se construyó en realidad a lo largo de la ruta de una pista incluso anterior, la Post Track, que data de ca. 3840 AC. (3)

    Glastonbury se conoce específicamente como Avalon, y está acreditado como uno de los 'Coros perpetuos' de Gran Bretaña en la edición de 1796 de una traducción de FABLIAUX (TALES) que incluye un texto en galés de cuatro líneas (conocido como Tríada) y una traducción al inglés del mismo. . (7)

    Según los relatos del cronista, Giraldus Cambrensis, el abad Henry de Sully encargó una búsqueda y descubrió a una profundidad de 5 m (16 pies) un enorme tronco de roble ahuecado que contenía dos esqueletos. Encima, debajo de la piedra que lo cubría, según Giraldus, había una cruz de plomo con la inscripción inconfundiblemente específica Hic jacet sepultus inclitus rex Arthurus in insula Avalonia (`` Aquí yace enterrado el famoso Rey Arturo en la isla de Avalon '').

    Arqueoastronomía - Glastonbury se encuentra en la línea ley de 'St. Michaels' que coincide con el amanecer del día de mayo, cruzando el tramo más largo posible del sur de Gran Bretaña. La 'Leyline' va desde el monte St. Michael en Cornwall hasta Brent tor, Cadbury, Trull, Creech St Michael, Lyng, Othery, Burrows Mump, Glastonbury, Buckland dingham, Avebury, Ogbourne St George, East Hendred y Bury St Edmonds (todos estos sitios tienen o han tenido iglesias dedicadas a los santos Michael y George que matan dragones). Desde la iglesia de San Miguel en el Mump en Burrowbridge, (Paperas de madriguera), Glastonbury Tor es aparentemente visible detrás de las colinas intermedias. Extendiendo esta alineación hacia el este, se llega a la entrada sur de Avebury.

    Se ha observado que desde Windmill Hill, en el solsticio de invierno, se puede ver el sol naciente rollo por el costado del Tor. Un fenómeno que dura aproximadamente media hora.

    Avebury / Silbury, Stonehenge y Glastonbury forman un triángulo rectángulo (izquierda). La hipotenusa está formada por la línea ley 'St. Michaels' de Glastonbury a Avebury, que coincide con el amanecer del día de mayo. Esta misma geometría se extiende hacia el norte hasta Arbor Low, que se encuentra 2 Norte y 1 Este de Glastonbury.

    Glastonbury está 1 al oeste de Mont St. Michel en Francia. También es casi exactamente 7 ° al sur y 4 ° al este de Callanish en Escocia.

    Galería de imágenes: (Glastonbury Tor).

    Capilla de San Miguel en la parte superior del tor, ambos orientados en la dirección de la Ley de San Miguel.


    Terrazas [editar | editar fuente]

    Las siete terrazas profundas y aproximadamente simétricas son uno de los misterios perdurables de Tor. Se han presentado varias posibles explicaciones para ellos:

    Agricultura: muchas culturas, entre ellas los agricultores británicos de la Edad Media, tienen colinas en terrazas para facilitar el arado de los cultivos. Mann, sin embargo, observa que si la agricultura hubiera sido el motivo de la creación de las terrazas, se esperaría que el esfuerzo se concentrara en el lado sur, donde las condiciones de sol proporcionarían un buen rendimiento, sin embargo se puede ver que las terrazas son igualmente profundas en el norte, donde habría pocos beneficios. Además, ninguna de las otras laderas de la isla tiene terrazas, a pesar de que las ubicaciones más protegidas proporcionarían un mayor retorno de la mano de obra involucrada.

    Pastoreo de ganado: durante largos períodos de tiempo, el pastoreo de ganado puede hacer que se desarrollen terrazas, pero estas suelen ser de un tamaño mucho más pequeño que las observadas en Glastonbury y también tienden a correr paralelas a los contornos de la colina. En algunos lugares, las terrazas de Glastonbury son bastante empinadas y es difícil señalar otras colinas con patrones comparables de erosión inducida por el ganado.

    Murallas defensivas - Otros castros de la Edad del Hierro en el área muestran evidencia de una extensa fortificación de las laderas de las colinas (por ejemplo, South Cadbury Castle). Sin embargo, la forma normal de estas murallas es la de un banco y una zanja y en el Tor, no hay evidencia de esta disposición. Además, South Cadbury, como uno de los lugares más extensamente fortificados en la Gran Bretaña temprana, tenía tres anillos concéntricos de bancos y zanjas que sostenían un recinto de 18 hectáreas. Por el contrario, el Tor tiene siete anillos y muy poco espacio en la parte superior para la seguridad de una comunidad, por lo que es realmente extraño haber gastado tanto esfuerzo para haber ganado tan poco.

    Laberinto - El profesor Rahtz consideró que la teoría de que las terrazas de Tor formaban los restos de un laberinto tridimensional era "digna de consideración" (en Mann, 1993). La teoría, presentada por primera vez por Geoffrey Russell en 1968, establece que el `` laberinto clásico '' (Caerdroia), un diseño que se encuentra en todo el mundo neolítico, se puede trasponer fácilmente al Tor de modo que al caminar alrededor de las terrazas uno finalmente llegue al parte superior en el mismo patrón. Evaluar esta hipótesis no es fácil. Un Laberinto probablemente ubicaría las terrazas en la era Neolítica (Rahtz, en Mann, 1993), pero dada la cantidad de ocupación desde entonces, puede haber habido modificaciones sustanciales por parte de agricultores y / o monjes y no se han llevado a cabo excavaciones concluyentes. .


    Paganismo y contracultura

    También hay una Conferencia anual de la Diosa Madre Tierra que incluye una procesión por el Tor con una estatua de la Diosa. Puede parecer extraño que una ciudad tan estrechamente relacionada con el cristianismo se asocie también con el paganismo. Sin embargo, es probable que Tor fuera alguna vez un lugar de culto pagano, y se cree que los pozos en la base de la colina pueden haber tenido conexiones con los druidas. Al mismo tiempo, se dice que Glastonbury está en una línea ley importante, e incluso hay historias de un Zodíaco de Glastonbury, un mapa estelar masivo (y antiguo) incrustado en el paisaje circundante.

    Todo esto ha creado una contracultura próspera en Glastonbury. Camine por la ciudad y encontrará tiendas que venden cristales, hierbas sagradas e incienso. Incluso puedes abastecerte de hechizos mágicos ...

    El agua roja del Pozo del Cáliz

    Al pie del Tor se encuentra el Pozo del Cáliz. El agua que brota del pozo es de color rojizo. ¿Es esto porque el Santo Grial, con sus gotas de sangre, está escondido debajo? ¿O porque es el regalo de la vida de una diosa celta? ¿O simplemente por los depósitos de hierro en la roca circundante? Cualquiera que sea la explicación, es cierto que los jardines del Pozo del Cáliz son un lugar tranquilo. Fueron designados Jardín de la Paz Mundial en 2001, un lugar de contemplación para personas de todas las religiones, o ninguna.

    Este artículo ahora está disponible como aplicación móvil. Vaya a GPSmyCity para descargar la aplicación de direcciones de viaje asistidas por GPS a las atracciones que aparecen en este artículo.


    La forma cónica de Glastonbury Tor es natural, ya que hace miles de años era una isla. Antes del drenaje moderno, el Tor en invierno se habría elevado por encima de los niveles inundados de Somerset.

    Las terrazas en la ladera se remontan al Neolítico, aproximadamente al mismo tiempo que cuando se construyó Stonehenge. Se ha sugerido que las terrazas forman una especie de laberinto que guiaba a los peregrinos hasta el cerro sagrado.

    Glastonbury Tor también tiene un pasado espantoso. El abad Richard Whiting fue ejecutado aquí en 1549 por orden de Thomas Cromwell, el primer conde de Essex.

    El Tor ha estado envuelto durante mucho tiempo en leyendas y mitos. Una de esas historias siguió que debajo de la colina hay una cueva oculta a través de la cual puedes pasar al reino de las hadas de Annwn. Se decía que este reino era el hogar del señor del inframundo celta Gwyn ab Nudd con el Caldero del Renacimiento.

    Otra leyenda vincula este sitio con el Santo Grial, que se dice que fue traído aquí por el tío de Jesús, José de Arimatea. El Caldero y el Grial fueron el objeto de las misiones del Rey Arturo y sus caballeros. Glastonbury tiene una larga tradición de ser "La Isla de Avalon", adonde fue el Rey Arturo después de su última batalla. Los monjes de la abadía de Glastonbury afirmaron haber encontrado su tumba en 1191.


    Hechos y cronología de la historia de Glastonbury

    La pequeña ciudad de Glastonbury en Somerset está rodeada de mitos y leyendas. Incluso sus orígenes más tempranos están sujetos a mucho debate.

    One legend has it that Joseph brought the Holy Grail to Britain and was granted land by its local ruler. On his arrival, Joseph stuck a thorn staff into the ground, which burst into bloom. He is said to have established England's first church at Glastonbury, thus founding the town. The mystery of the Holy Grail remains just that, although some believe it to be still buried beneath Glastonbury Tor, in what is known today as the Chalice Well.

    In the second legend, Glastonbury's earliest history is closely linked with that of King Arthur. Indeed, a nearby fort at South Cadbury is thought to have been the site of his castle at Camelot. Arthur may have lived around the early 6th century AD. Some believe that Arthur was buried on the Tor, which was then the Isle of Avalon and surrounded by the flooded Somerset Levels.


    What is known, however, is that the Saxons conquered the county of Somerset in the 7th century AD. Their king put up a stone church, which forms the west end of the nave of Glastonbury Abbey. Around it, grew a small settlement. The abbey gained much wealth, so that by the time William the Conqueror arrived, it owned a considerable amount of land.

    Medieval Times

    Under the Normans, Glastonbury saw many changes during this period of history. New, much grander buildings were added to the abbey and a new Norman abbot was appointed. By 1086, it was recorded as being the richest monastery in the country. Unfortunately, such grandeur was to be short-lived. In 1184, a massive fire raged through its buildings, destroying many monastic treasures. The story goes that, in an attempt to raise money from pilgrims to rebuild it, the monks excavated and unearthed the bodies of King Arthur and Queen Guinevere.

    During the Middle Ages, Glastonbury was a busy market town. There had been a market here since 1189 and most of the town's population probably lived around a market place that was situated to the north-west of the monastic precincts. At that time, Glastonbury Abbey was second in wealth only to Westminster Abbey in London. As such, it held tremendous power. The economy of the town was heavily dependent on the abbey. Not only was it a centre for pilgrimage, but it also encouraged medieval craftsmen, such as goldsmiths, limners and scriveners, to set up their businesses here.

    Early Modern History

    All this was to change in the 16th century, when monasteries such as the one found in Glastonbury fell victim to King Henry VIII's religious reforms. The abbey's closure in 1539 had a profound effect on the town. The abbot's refusal to submit ended with his execution and that of two other monks. All that remained of the sacked abbey was the Abbot's Kitchen, which still survives to this day.

    In the 17th century, Glastonbury's fortune was revived a little by the arrival of the cloth industry. There was even a short period during the 18th century when it enjoyed a reputation as a spa town. A pump room was built, but an outbreak of smallpox in 1753 did nothing to attract prospective visitors.

    19th to 20th centuries

    During the 19th century, the town slowly grew, acquiring some public buildings, such as the Town Hall in 1814 and the Market Cross. Then, in 1854, a railway from Bridgwater was opened.

    In the 20th century, Glastonbury became a popular tourist destination. In 1959, the Chalice Well was opened, followed in the late 1970s by the Somerset Rural Life Museum. However, what has succeeded most in putting the town on the map is its Festival. First held in 1971, the Glastonbury Festival continues to attract thousands of visitors and musicians. The town is also at the centre of a New Age movement in Britain.


    What makes Glastonbury so mystical?

    THIS week in the UK hundreds of thousands of people are gathering on 1.4 square miles of farmland in Somerset to attend one of the biggest and most famous music festivals in the world. For many it’s a chance to simply cut loose and party – but The Glastonbury Festival has, in its 49-year history, always had a different undercurrent to your typical event, and one that runs far deeper than the earthy vibe of its revellers. One that inhabits the ground on which it sits, and goes way back.

    These days, the festival of performing arts that descends on Glastonbury is more of a place than the place itself: the 2019 attendance is expected to exceed 200,000, increasing the population of its namesake town by a factor of 20.

    That town is a classically English place of jostled rooftops, old buildings of vibrantly decorated golden stone, and ruinously ancient religious structures. The whole extends apron-like from a steep sided 158-metre hill – bearing the terraced scars of excavation and the name Glastonbury Tor, ‘tor’ a word used to denote other such promontories in the south west of England. And atop this natural tower stands one that was built by people: the lone turret of St Michael’s, built in the 14 th century, and all that remains of a church.

    All of this is positioned in a pretty ruffle in the Somerset Levels, a largely flat place where water from the marshy ground shifts eagerly into mist at dawn and dusk. Combined with the sense of antiquity – the remains of an Iron Age ‘village’ were found on a crannog, or man-made island nearby – this gives Glastonbury a concentrated atmosphere. It’s not just skin deep, either: its history is linked strongly to numerous historical characters with ties to legendary royalty, mystical energies and even Jesus Christ. So how did all this fall together around one photogenic but otherwise unremarkable Somerset town?

    Lines of the Land

    When it comes to the cultural seam that runs through it, the physical landscape around Glastonbury has perhaps more to answer for than mere aesthetics. “Right up until the later middle ages Glastonbury was a very watery place, essentially an island,” says Roberta Gilchrist, Professor of Archaeology at the University of Reading. “There was Glastonbury Tor, this outcrop that emerged out of the water, [then] further emphasised by a church on the top. it created an evocative landscape that attracted myths and legends from its earliest history. But because of the presence of monasteries and churches from as early as the 6 th century, it became a sacred landscape, too.”

    To some, this is literal. Glastonbury is said to lie on a ‘ley line’ – part of an implied network of impressionistic significance said to run across the land in straight, intersecting lengths not unlike a cobweb. These are said by believers to link or align ancient monuments, notable landscape features and settlements across the world on a series of invisible energy pathways. Ley lines have been likened to the Chinese feng shui concept of beneficial alignment, as well as the energy associations of the Aboriginal ‘songlines’. They were first popularised by amateur British archaeologist Alfred Watkins in the 1924 book The Old Straight Track, when he noticed that notable sacred or prehistoric sites could be linked by straight lines on a map. The most famous joins St Michael’s Mount and the stone circles known as The Hurlers in Cornwall, continues through Avebury in Wiltshire and over a series of stone prehistoric mounds, churches, castles and monuments in a line right across the base of Southern England to Hopton on the Norfolk coast.

    The line – named the St Michael alignment, due to the number of landmarks referencing to the saint along its length – bisects Glastonbury Tor and St Michael’s Tower. There is no scientific evidence for ley lines, and it has been suggested – often via amusing case studies – that the density of British settlements and layered sites of historical significance makes it possible to link locations fairly easily. But there is certainly enough cultural basis to suggest that at one point these alignments could have been significant, and the belief was strong enough to be propagated throughout the centuries. Much in the manner of another similarly enduring local belief.

    Arthur’s Rest?

    The lake from which Glastonbury Tor once rose as an island would, as early as the 12 th century, become entwined with the legend of Britain’s most famous (and famously intangible) British king. A clue is in the adopted romantic name for the region: the Vale of Avalon.

    The alleged existence of a real King Arthur has always been confusingly conversant with the many legends the monarch is associated with throughout Celtic mythology. A chronology of Arthur’s life was assembled by Geoffrey of Monmouth in the Historia regum Britanniae around 1140, which pinned down sites such as Tintagel in Cornwall and Caerleon in South Wales as being pivotal locations in his life. Another was the Isle of Avalon, a magical backwater where Arthur’s sword Excalibur was forged – and one of many speculated locations where the mortally-wounded king was later buried.

    “As an archaeologist, to me Glastonbury is a great example of intangible heritage meeting tangible heritage. "

    One of the more potent reasons modern Glastonbury remains one of the strongholds of Arthurian legend is that Glastonbury Abbey not only claimed to be the home of Arthur’s final resting place: it claimed to have the bones to prove it.

    Recounted in detail by Gerald of Wales in his De instructione principis (1193), a grave containing King Arthur’s sword-chipped, giant-like skeleton and that of his queen, Guinevere, was discovered by monks in 1191 buried between two stone pyramids. These were re-interred in a marble tomb in the church, which according to a sign today marking the spot, ‘survived until the dissolution of the Abbey in 1539.’ The abbey was destroyed, and the bones lost.

    Most modern historians believe the entire affair was staged by the monks desperate for interest and funds following a devastating fire ten years earlier. The evidence for this centres largely on a lead plaque found in the grave in 1191, which specifically records that the remains belonged to King Arthur and Guinevere. This seemingly suitably grizzled artefact was consistent with the burial custom of a century before – but as Arthur was said to have died around the 6 th century, had the plaque truly been interred with the king and his queen at the time of the funeral, it still would have been some 600 years ahead of its time.

    The plaque also references Arthur’s burial at ‘Avalon’, recorded by Geoffrey of Monmouth only 50 years earlier. This sadly makes the grave and its contents in all likelihood a creative fraud orchestrated by the monks to authenticate their origins story – a not unusual practice at the time, particularly when it came to founding charters, which were often fabricated to underline a genuine belief in a church’s prestige and antiquity. As Roberta Gilchrist puts it: “They forged material culture in order to create material evidence. They just got the century wrong.”

    Despite this, the Arthurian ties to Glastonbury persist. Rather unusually, this could be thanks to the strong religious atmosphere of the town. “The Anglican aspect of Glastonbury has a very strong Celtic connection,” continues Roberta Gilchrist. “Arthur is regarded as Celtic rather than Anglo- Saxon. And in Glastonbury, you have a Christian church that was founded before the Roman mission to Christianise the English.” And this church is key to another of Glastonbury's impressively prestigious ancient claims.

    The Holy Connection

    Famously central to Arthurian legend was the search for the Holy Grail: the cup Jesus Christ used at the Last Supper, and was said to catch his blood at the crucifixion. In this link between Arthurian legend and Christianity there are further links to Glastonbury – with a story that develops whisper-like through the ages.

    Entrusted with Christ’s burial, Joseph of Arimathea is variously said to have either sent the Holy Grail back to Britain with his followers, or brought it personally in his role as a missionary. In the latter case, he is found resting on the summit of Wearyall Hill, where he planted his staff – later sprouting into a miraculously flowering hawthorn. This tree suffered considerable persecution over the centuries: the alleged original was cut down during the civil war, and the ceremonial tree that stood on the site was repeatedly vandalised until being removed altogether just last month. The ‘Glastonbury thorn’ is today regarded as a descendent of the original, and refers to the genus Crataegus monogyna biflora – a variant of the common hawthorn that flowers twice a year.

    The Grail, meanwhile, is said to have either been washed or buried by Joseph at the site of Chalice Well – which sits at the foot of Glastonbury Tor and is the exponent of vivid red-flowing water said to issue at a rate that never varies in flow or temperature. Today a wellness garden occupies the site. The arresting hue of the water is due to the source being chalybeate, or fortified with mineral salts: legend says it is fortified the blood of Christ.

    Another story suggests that Jesus himself may have come here as a boy, again in the company of Joseph of Arimathea – who was a travelling merchant and is said to have also visited Somerset and Cornwall in earlier life. The poet William Blake wrote of this in Jerusalem (1804):

    And did those feet in ancient time
    Walk upon England’s mountains green:
    And was the holy Lamb of God,
    On England’s pleasant pastures seen!

    …and fittingly, Glastonbury Festival veteran Van Morrison wrote of the same in his song Summertime in England:

    Did you ever hear about Jesus walkin'
    Jesus walkin' down by Avalon?

    There is also the local lore that on his visit after the crucifixion, Joseph founded Glastonbury’s first church – probably a basic wooden structure – on the site of the ruinous abbey.

    “In the town to this day there is the strong belief in Joseph of Arimathea’s association with Glastonbury – and therefore that direct association with the life of Christ.” Says Roberta Gilchrist. “And it’s one that resonates not just with Anglican Christians, but with New Age Christians too.”

    The Modern Melting Pot

    Today, Glastonbury is in a kind of ever-renewing cycle. A surge in interest in the town’s legends in the early 20 th century and a series of alternative orchestral recitals – by the composer Rutland Boughton – led to the first 'Glastonbury Festivals' between 1914 and 1925 and established the town as a centre for arts. This received a much-needed post-war boost when the 1960s happened, the New Age movement swung into being – and Glastonbury was once again on the pilgrim trail.

    “I was born here, I grew up in the 60s when the hippies first arrived. There was deep shock – it was still a little market town,” says Ruth Morland, owner of Glastonbury Galleries. “Glastonbury is always madness, but we get some amazing people. An awful lot of artists and people with, shall we say, artistic intentions. Musicians, storytellers, performers – art with a broad brush. It’s unique, and it does fuel creativity.”

    “Glastonbury is always madness. But we get some amazing people.”

    Glastonbury’s apparently complementary fusion of faiths give it a vibe in which the spiritual blends with the historical, and legend with archaeology almost seamlessly. “Glastonbury is a great example of intangible heritage meeting tangible heritage. What fascinates me is that this has built up over 1000 years or more,” says Roberta Gilchrist. “The myths, landscape and archaeology are central to that. Archaeologists study prehistoric monuments in their ancient ‘sacred landscapes’ – Avebury, Stonehenge and the like – but Glastonbury is a living sacred landscape.

    “The town has a strong Wiccan population, and you have the Christians and the Avalonians and they all interact,” she continues. "It’s a great example of a vernacular religion – one that continues to evolve.”

    "Glastonbury might be a small market town, but it has a great big heart and a strong community spirit," says Morgana West, Director of the Glaston Centre, a cultural hub designed to offer a 'pilgrim reception' for those visiting the town. "Those who spend time in its atmosphere, learning about themselves and the world around them, find they become more open, kinder and understanding, and more conscious of their connection and responsibility to bigger world. The diversity here teaches us how to work together. To me, that’s the real Grail of Glastonbury."

    So when Worthy Farm erupts into festivities this week it’s upon ground that's no stranger to slightly left-field happenings. This is despite the fact that it is slightly right of where its name suggests. “I remember when the festival first started in the 1970s we used to get a lot of people coming to the town and getting upset when they realised the Glastonbury festival is actually not en Glastonbury,” remembers Ruth Morland. “We used to call it the Pilton Pop Festival, as Pilton is where it is. They call it Glastonbury, but it’s actually nearer Shepton Mallet.”


    Visit Glastonbury: History, Myths And Legends, Glastonbury, England (B)

    Today Glastonbury is best known for the music festival that has taken place over the last 50 years. However, tourists also visit Glastonbury for its ancient abbey and long history. And for the myths and legends that surround the town and its mysterious Tor.

    Even from a distance, Glastonbury looks intriguing. A steep hill, topped by a ruined tower, rises from the flat – and often misty – surroundings of the Somerset Levels. This is Glastonbury Tor: an Iron Age hillfort, entrance to the underworld, and possible guardian of the Holy Grail. And the tower is the remains of St Michael’s Church, a medieval structure built on the site of an earlier church, and of an even earlier place of pagan worship.

    The town clusters around the foot of the hill. Historically it was dominated by its Abbey, and the pilgrims who came to visit it. Visitors can explore the town and its historical features, including churches, alms houses and wells, by following the circular Millennium Trail that begins at the Town Hall. . (follow the instructions below for accessing the rest of this article).